Nota sobre el discurso publicitario del alumno de 3º año Rafael Reyes

Nota sobre el discurso publicitario del alumno de 3º año Rafael Reyes

ago 15, 2017

¿Qué nos venden?

(Nota del alumno Rafael Reyes en el marco de la materia Periodismo Gráfico III a cargo de la docente Fernanda Puglisi)

Resultado de imagen para publicidad

La publicidad existe desde el mismo momento en el que se creó y universalizó la lengua escrita, porque siempre hubo personas tratando de convencer a otra de que tener tal o cual cosa los hará tener una mejor vida, alcanzar la felicidad

Con la evolución de la lengua, también avanzó el discurso publicitario. Ya no busca convencerte de que la publicidad vende la felicidad, sino que crea necesidades a base de un bien o servicio, el cual puede no ser básico ni primordial que a través de distintas técnicas persuasivas logra su cometido

Las formas en que logran hacernos creer que necesitamos ese producto son de lo más variadas, van desde lo sencillo que es mostrar el producto junto a un Slogan apelando a la parte cognitiva de la persona, hasta complejos discursos que son dirigidos hacia lo inconsciente, que recibimos y pasan de ser permitidos.

En primera instancia, hay que llamar la atención que suele ser mediante estímulos sensoriales, mayormente vista y oído. Una vez que se logró captar al consumidor comienza la promoción del producto en donde se diferencian dos técnicas:

  • La idealista te vende junto al producto la idea de una vida más sencilla gracias al mismo
  • La científica a base de argumentos científicos te vende al mejor producto en su especie

Si hablamos de los vendedores, también hay que hablar de los compradores, los cuales hoy forman parte de una sociedad que consume cualquier producto, y que muchas veces debe ser de una determinada marca gracias a una banal idea de Status Quo. Es decir, que una marca prestigiosa es reconocida y aceptada socialmente es mejor que otra, y no solo eso porque hay veces que el poseedor se cree más importante por tener ese producto. Ni hablar de los artefactos Tecnológicos, que a base del avance sumamente veloz muchos modelos quedan obsoletos después de periodos de 2-3 años cuando hace una década duraba al menos 10, a lo que también hay que sumarle que las cosas se fabrican para dañarse y ser reemplazados.

La publicidad, las ventas y las personas son parte de una misma cosa, que es inerte a la sociedad y que va a existir para siempre; y a los espectadores nos queda la opción de formarnos y ser críticos para con el marketing que se nos dice, en muchas ocasiones, que ropa usar; que teléfono tener; y que auto manejar. No nos dejemos engañar con un ideal inalcanzable de vida. Muchas veces la felicidad está en aquellas cosas que no se compran como lo son los momentos en familia o amigos, esas que muchas veces son subestimadas. Prestémosle atención a las pequeñas y sencilla cosas que no tienen valor económico

Responder