Nota del alumno Nicolás Piray sobre muestra Julio Lavallén

Nota del alumno Nicolás Piray sobre muestra Julio Lavallén

jun 23, 2017

TP de la materia Comunicación Lingüística I a cargo de la profesora Fernanda Puglisi sobre una visita a la muestra de Julio Lavallén en el Museo Provincial de Bellas Artes “Pedro E. Martinez”

Llenando de color el viernes gris

Por Nicolás Piray (1º año)

Lavallén foto nota

El pasado viernes, visitamos el Museo de Bellas Artes “Dr. Pedro E. Martínez” con los chicos de primer año del Instituto Superior de Periodismo Deportivo “Justo José de Urquiza”, en la cátedra de Comunicación Lingüística I. 

Cerca de las 8.30 de una fría mañana, partimos caminando con la Profesora Fernanda Puglisi desde el Instituto y nos dirigimos hacia calle Buenos Aires, donde dentro del imponente edificio color rosa se encontraba la exhibición “Darlacara” de Julio Lavallén, que se podrá disfrutar hasta el domingo 2 de julio. Este artista nacido en Concordia y que a los 22 años se radicó en Buenos Aires para luego irse a buscar suerte a Europa, más precisamente a España. A lo largo de su trayectoria, Lavallén realizó numerosos trabajos en Roma, París, Londres, Valencia, Madrid y Nueva York. 

Cuando ingresamos al museo, nos recibieron amablemente ofreciéndonos folletos para que entendamos mejor la muestra y pidiéndonos disculpas por no poder ofrecer una visita guiada por ser el viernes, el único día en que no hay disponible un guía. Nos encontramos con 6 obras impactantes del artista entrerriano, pintadas al óleo sobre lienzos de 114 x 116 cm. Además había frases dispuestas en las paredes blancas y relucientes, del libro ‘Retrato Tratado’ de Lavallén, que rezaban por ejemplo: “Nuestra cara, nuestra imagen de identidad se pega a ese nombre que nos nombra a flote del rojo océano ancestral que nos determina, genético, genérico, miembro único de la especie”. La exhibición no te brindaba solamente material visual, ya que en la cabecera de cada retrato, hallamos un pequeño parlante donde pudimos disfrutar de la entrevista que le realizó el propio Lavallén a cada una de las personalidades que se encontraban retratadas. 

La primera pintura que vimos fue la obra de Isabel Sarli, con un color verdoso que dominaba en sus ojos y parte de su frente, que sorprendía por su parecido. Se encontraba retratado también el serio rostro del famoso autor porteño Carlos Gorriarena, realizado en el año 1998. 

En la segunda pieza de la sala central del edificio, vimos un rostro que a los futboleros nos hizo pensar que era el de Carlos Bianchi, aquel Director Técnico que supo ganar muchas copas internacionales con Boca en los principios del 2000. Pero cuando nos arrimamos nos dimos cuenta de que se trataba de Luis Felipe Noé, el pintor neoexpresionista argentino.  

Allí vimos también, a lo que a mí parecer fue el retrato que más impacto me generó. No por el parecido, sino por lo realista de la obra. Carlos Alonso tuvo su lugar audiovisual, con una voz que llamaba poderosamente la atención y una pintura que se asemejaba a una imagen en 3 dimensiones, con su barba blanca, pelo canoso y camisa del mismo tono.  

Por último disfrutamos junto al grupo de alumnos y a la profesora, que a medida que íbamos recorriendo las salas iba tomando fotografías para el recuerdo, de las obras del dibujante uruguayo Hermenegildo Sábat y de Roberto “el negro” Fontanarrosa. Éste último sin dudas el más y hasta en algunos casos único reconocido de los 6 retratos, también llamaba la atención. Personalmente fue en el que más tiempo me quedé prendido en la entrevista que se escuchaba, porque me declaro un fanático de cada cuento volcado a sus libros futboleros. 

El entretenido recorrido que llevó más de 40 minutos y que también incluyó obras de patrimonio del Museo de Bellas Artes y la muestra de Nelly Giménez Vallana, particularmente me gustó mucho y en algunos casos ya nombrados anteriormente, me impactó. La exhibición audiovisual “Darlacara” de Julio Lavallén sirvió, sin dudas, para llenar de color la mañana gris y fría de viernes que presentaba la ciudad de Paraná.

 

Responder